jueves, 16 de abril de 2009

Alcauciles rellenos con ajo y perejil



Ahora que es la época, os recomiendo que cocinéis alcachofas, también conocidas como Alcauciles o Cardos de Comer.
La alcachofa es una hortaliza de invierno de sabor delicado y fácil de cocinar, pues está rica de cualquier forma que la preparéis.
Con las hojas de la alcachofa, se prepara un licor llamado Cynar, que se usa como aperitivo, siendo su sabor algo amargo.
Os invito a que cuando tengáis ocasión admiréis el fantástico color azul de sus flores, son alucinantes.
Los Alcauciles rellenos con ajo y perejil es una comida para disfrutarla (tomarse la libertad de acompañarla con otra cosa, yo creo que un buen puré seria lo mejor) pero ajo-perejil alcaucil-sal y pimienta que mejor combinación. Ojala les guste. Muchas gracias!

Ingredientes

6 alcauciles grandes
Unas habas verdes
1/4 chicharos(gisantes)
4 dientes de Ajo,Perejil abundante,Pan rallado
pimienta, sal, aceite,orégano
1 vaso de Vinagre blanco,1 vaso de vino fino

Preparación

Una vez que cuentes con estos ingredientes podremos comenzar con la preparación de Alcauciles rellenos con ajo y perejil siguiendo las siguientes instrucciones:
Cortar las puntas y el tronco al ras de los alcauciles (queda como una manzana dada vuelta) y quitar los pétalos feos si los hay.
Limpiar las habas y trocearlas asi como los chicharos.
Hervir los alcauciles y los troncos (bien pelados) juntos en una cacerola con agua, un puñadito de sal gruesa y el vinagre blanco, colocándolos con la parte cortada del tronco para arriba para poder comprobar cuando este tierno su corazón con el tenedor. Cuando estén listos, sacar y dejar enfriar en la misma posición.
Majar en el mortero los dientes de ajo, el perejil, el pan rallado,el oregano la sal y pimienta a gusto, agregándole un chorrito de vino para formar una pasta.
Poner en un bol (se le puede agregar un chorrito de Aceite para regular el espesor) y con una cucharita comenzar a rellenar los alcauciles con paciencia y entre los pétalos.
Una vez rellenos, se los pone dentro de una cacerola, se completa con el relleno la parte de arriba de cada alcaucil, se le agregan los tronquitos cortados en rodajas , las habas troceadas y los chicharos.
Se cocinan a fuego lento en aceite y vino fino (no mucho) hasta que se haga un fondo de cocción dorado, con cacerola tapada.
Ya el aroma nos va a decir cuando están para comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se ha producido un error en este gadget.