jueves, 16 de abril de 2009

GAZPACHO FRESCO




El gazpacho es una sopa fría con muchas fórmulas, con parientes y variantes que al añadirle consistencia pueden convertirlo en indicado para otras épocas. Entre estos parientes están, por ejemplo, el ajoblanco de Málaga, a base de almendras y ajo, que se toma con uvas frescas peladas, y la porra crúa o antequerana, más seca que el gazpacho –no lleva agua– y que se sirve con huevo duro y taquitos de jamón o atún. Muy parecido a ésta, aunque algo más suave,es el salmorejo cordobés. El gazpachuelo, una comida típica invernal de los pescadores malagueños, se hace con aceite y yema de huevo diluidos con caldo de pescado. Se toma caliente, con tropezones de clara y patata cocida y rebanadas de pan. El gazpacho de pastor, propio de Extremadura y la Mancha, es plato de caza contundente, en nada parecido a una sopa fría.
En su libro El alma de España, el médico y gastrónomo español Gregorio Marañón (1887- 1960) escribió: “el gazpacho, sapientísima combinación empírica de todos los simples fundamentales para una buena nutrición que, muchos siglos después, nos revelaría la ciencia de las vitaminas (…). Con el vino, que casi nunca falta, su eficacia se acentúa, y si pudiera añadírsele un buen trozo de carne podría considerarse el gazpacho como alimento muy próximo a la perfección”. Efectivamente, el gazpacho es una mezcla especialmente rica en la que el pan aporta hidratos de carbono; el aceite de oliva, unas grasas de alta calidad dietética, y los vegetales, vitaminas abundantes y variadas
El gazpacho es una preparación culinaria típicamente veraniega, muy propia de nuestro país y que posee una composición variable. La base fundamental es el tomate, al que normalmente se añaden cebolla, pepino, pimiento, miga de pan, aceite, agua y sal. De gazpachos hay mil fórmulas posibles. Cada cual, de hecho, lo elabora como quiere. No faltan incluso controversias acerca de si el pepino, al igual que la cebolla, han de estar presentes o no; si el pimiento ha de ser verde o rojo o si es conveniente añadir perejil, ajo, pimienta u otros ingredientes.

En cualquiera de los casos, y lleve los ingredientes que lleve, lo que si es seguro es que esta mezcla de vegetales, que habitualmente se consume fría, supone un importante aporte de agua, vitaminas y minerales, sin olvidar la fibra.

Por lo demás, es un producto normalmente seguro, sobre todo si se elabora correctamente. No obstante, conviene vigilar que la manipulación sea adecuada y que se mantenga siempre en frío.


Ingredientes:

-Pimiento verde
-Tomate
-Vinagre
-aceite
-pan
-ajo
-sal.

Preparación:

Tradicionalmente se hace en un recipiente hecho únicamente para este uso,llamado el dornillo, y se trabajaba con una machacadera. El dornillo es un mortero, con la diferencia de ser de madera, y no de ceramica.
En el dornillo se echan dos o tres dientes de ajo pelados, una cuchara de sal, y medio pimiento, todo se maja con la machacadera.
Después se pican dos o tres tomates maduros y una cantidad de pan semejante a la de los tomates. Se maja con la machacadera y a la masa resultante se añade un chorro de vinagre y dos cucharadas de aceite.
Se termina de llenar con agua fresca y se sirve muy fresco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se ha producido un error en este gadget.